jueves, 28 de agosto de 2014

CUPCAKES SAFARI, EL DÍA QUE ME INVITARON A PAELLA ;)

¡Hola! Hace unos días nos invitaron a una paellita casera, de ésas que se hacen con mucho cariño en el jardín, se les pone un montón de ingredientes y mucho amor, pero que no sale como el cocinero quisiera, jajaja. Quedó con el arroz algo durillo y ni siquiera el color parecía de paella. Pero la intención es lo que cuenta y sinceramente yo nunca me atrevería a preparar una paella para tanta gente, así que olé por el intrépido cocinero aficionado ;)






Por otro lado fue la excusa ideal para juntarnos con la familia, hablar un buen rato y echarnos una partida de póker de esas en las que juega mucha gente y te lo pasas genial.




Como casi siempre que me invitan a algo intento llevar el postre, esta vez me pilló sin ideas y con la necesidad de tener que hacerlo de un día para otro, así que recordé un kit de cápsulas y toppers que tenía en el armario y preparé unos cupcakes.

Tenía varios kits pero me decidí por este de animales. ¿Por qué? Pues posiblemente fue mi subconsciente porque como este verano no hemos podido ir de vacaciones, al menos así podríamos tener la ilusión de ver un safari comestible :D

Aunque tampoco nos vamos a poner en plan mártir porque en dos meses estaremos de nuevo en EEUU disfrutando de unos días libres. Animales como estos veremos ya que el lugar donde vamos es muy original y tiene de todo, pero un safari lo que se dice un safari, no vamos a hacer ;)





Las magdalenas eran de zanahoria y como frosting le hice una cheesecream, un clásico que nunca falla. Las recetas las tenéis aquí.
Para decorar puse un montón de sprinkles de colores y azúcar verde, los toppers de animalitos que venían a juego con las cápsulas de papel y listos para comer.




Para este año me propuse hacer helados y lo he conseguido.
Para el próximo año creo que mi objetivo va a ser aprender a hacer paella para mucha gente. Bueno, y para poca, porque no nos engañemos, no tengo ni idea de hacer paella, jajaja. 
¡Un beso! 

lunes, 25 de agosto de 2014

CARACOLAS DE CABELLO DE ÁNGEL Y CEREALES

¡Buenos días! Creo que este es el verano más estupendo que he vivido en cuanto a temperatura se refiere, ha habido muy pocos días de calor insoportable y se nota que va llegando a su fin, por lo que encender el horno ya no es ningún trauma ;)
Además no me he puesto colorada ni me he quemado y a pesar de no haber tenido vacaciones se me ha pasado volando.






Hace unas semanas nos invitaron a una barbacoa y para llevar algo de postre hice estas caracolas. 
Como ya las había hecho anteriormente con curd de lima y pistachos, y de curd de frambuesa y avellanas, esta vez modifiqué algunos de los ingredientes y el resultado fue un éxito.
Con deciros que casi no llegan a la barbacoa porque las probamos en casa y no podíamos parar de comerlas... ;)

Les puse curd de frambuesa y cabello de ángel, y cereales triturados para darle un toque crujiente. Los cereales de toda la vida, los del desayuno :D




Su preparación es de lo más sencilla y en media hora las tendréis listas.

Ingredientes:
1 plancha de hojaldre fresco
4 cucharadas de curd de frambuesa
5 cucharadas de cabello de ángel
20g de cereales triturados


Precalentamos el horno a 200º y colocamos un papel vegetal.

Con ayuda de un rodillo estiramos el hojaldre hasta dejarlo muy fino y si puede ser con forma rectangular.
Extendemos el curd de frambuesa por toda la superficie.
Después extendemos el cabello de ángel.
Espolvoreamos los cereales triturados.

Formamos un rulo y para unir las juntas ponemos un poquito de agua, así al hornear no se separarán.
Cortamos círculos de aproximadamente 1-1,5cm de ancho y los vamos colocando en la bandeja del horno sobre el papel vegetal, dejando suficiente distancia entre ellos ya que aumentan su tamaño.

Horneamos durante 20-25 minutos o hasta que veamos que la superficie se va oscureciendo.





Estas minicaracolas están buenísimas y se hacen en un momento, así que no hay excusa para no disfrutarlas ;)
Un beso y que disfrutéis de los últimos días de verano!

lunes, 18 de agosto de 2014

TARTA DE CHOCOLATE Y MERENGUE, ÑAM ÑAM

Está taaaaan rica que solo se me ocurre decir "ñam ñam". Si queréis también utilizamos la expresión en inglés "yummy yummy". O mejor, como diría Dora la Exploradora "rico rico rico delicious", jajaja.
De verdad, es que esta tarta está muy muy buena. Y además, ¡no necesita horno! Olé!!! Estos pequeños detalles son importantes, sobre todo cuando en casa hay 30º y no tienes aire acondicionado... cosas que pasan ;)








Este recetón lo he sacado del blog de Alma. Le he hecho alguna modificación, como por ejemplo cambiar la Nutella por Nocilla, pero del resto de la receta no he cambiado nada más, era perfecta :D




Vamos con los ingredientes.

Para la base:
12 galletas digestive de tamaño grande
2 cucharadas de nata para montar
4 cucharadas de Nocilla
1 cucharada de mantequilla fundida

4 cucharadas más de Nocilla

Para el ganache:
310ml de nata para montar
360g de chocolate negro
2 cucharadas de mantequilla

Para el merengue:
2 claras
110g de azúcar

Sprinkles para decorar

Empezamos preparando el molde donde vayamos a hacer la tarta. Le ponemos una capa muy fina de margarina, extendida en la base y las paredes. Así evitaremos que se pegue y podremos cortarla bien.

Hacemos la base.
Trituramos las galletas (en la Thermomix 5 segundos a velocidad 6). Añadimos la nata, la Nocilla y la mantequilla fundida. Removemos bien con una cuchara.
Con ayuda de un tenedor los extendemos por la base y paredes del molde donde vayamos a hacer la tarta.
Lo metemos al frigorífico durante 10 minutos.

Cuando lo saquemos, ponemos unas 5 cucharadas de Nocilla y la extendemos por la base.

Preparamos el ganache.
Troceamos el chocolate y lo ponemos en un recipiente resistente al calor.
Calentamos la nata, y justo cuando empiece a hervir la echamos por encima del chocolate. Removemos bien hasta que todo el chocolate se haya derretido y la mezcla esté brillante.
Añadimos la mantequilla y movemos hasta que esté totalmente disuelta.
Lo ponemos en nuestro molde y lo metemos al frigorífico durante una hora.

Preparamos el merengue.
Calentamos las claras de huevo junto con el azúcar al baño maría hasta que el azúcar esté disuelto. Tardé más o menos unos 5 minutos.
La mezcla resultante la ponemos en el vaso de la batidora, y batimos a velocidad máxima con las varillas hasta que se forme el merengue. Sabremos que está listo cuando quede brillante y cuando al darle la vuelta al bol el merengue no se caiga ;)

Lo extendemos sobre el ganache.








Por último, yo le puse unos sprinkles para decorar.




Y lista para comer.

Si no la vais a comer en el momento mejor tenerla en el frigorífico, sacándola un poco antes de comerla para que el ganache no esté demasiado duro.








Es una bomba, está riquísima y es un vicio. Y el merengue así hecho queda espectacular... Estoy deseando repetirla! Un beso ;)

lunes, 11 de agosto de 2014

EMPANADAS CRIOLLAS CON UN TOQUE MEDITERRÁNEO

¡Buenos días! Hoy toca receta internacional, de esas que pruebas, te llaman la atención y no paras hasta prepararla y comerla en casa. En Guadalajara hay un bar gestionado por un matrimonio de argentinos y como tapa tienen las empanadas criollas. Desde que las probamos, costi y yo nos quedamos con ganas de más, ¡estaban buenísimas! 






Casualidades de la vida, la semana pasada recibí una newsletter de Thermomix con la receta. Así que basándome en ella y añadiendo alguna modificación para darle un toque más mediterráneo, conseguimos que salieran unas riquísimas empanadas criollas.
Tan tan ricas como las del bar no estaban, pero para ser la primera vez quedaron bastante buenas ;)




¿Os animáis a prepararlas? Os pongo los ingredientes para unas 25 unidades

Para hacer la masa necesitamos:
120g de agua
130g de leche (yo la utilicé desnatada)
50g de manteca de cerdo
600g de harina de fuerza
10g de sal
1 huevo
20g de manteca de cerdo fundida para pintar la masa
un poco de maizena para espolvorear

Ingredientes para el relleno:
120g de cebolla
2 dientes de ajo
30g de aceite de girasol
80g de manteca de cerdo
1 cucharada de azúcar
500g de carne picada de cerdo-vacuno
50g de orejones (se pueden sustituir por pasas sin semillas)
1 berenjena
10g de piñones
10g de sal
1 cucharadita de orégano seco
1 cucharadita de ajo molido
1 cucharadita de comino en polvo
1 cucharadita de pimienta recién molida

Para el montaje:
2 huevos cocidos
1 paquete de aceitunas mediterráneas Snacking de Fragata (las descubrí porque venían en la Degustabox de julio)

Empezamos preparando la masa.
En el vaso de la Thermomix ponemos el agua, la leche y 50g de manteca de cerdo troceada, y programamos 2 minutos, temperatura 60º, velocidad 3.

Añadimos la harina, la sal y el huevo, y programamos 2 minutos, vaso cerrado, velocidad espiga.

Sobre una superficie espolvoreamos un poquito de harina, sacamos la masa del vaso y sobre la harina le damos forma de bola. La envolvemos con film transparente y la dejamos reposar 30 minutos.

Mientras, podemos ir cociendo y troceando los dos huevos y troceando las aceitunas por la mitad. Todo esto lo necesitaremos al final de la preparación de la receta.

Cuando la masa haya reposado la media hora, la extendemos sobre una superficie y con ayuda de un rodillo formamos un cuadrado de aproximadamente 50x50cm
Fundimos los 20g de manteca de cerdo y pintamos la mitad de la masa, espolvoreamos esa mitad con un poco de maizena y la cubrimos con la otra mitad de la masa que está sin pintar. 
Repetimos esta operación dos veces y metemos la pasa al frigorífico durante 2 horas.

Mientras podemos ir preparando el relleno.
En el vaso de la Thermomix ponemos la cebolla en pedazos grandes y los ajos cortados por la mitad. Programamos 3 segundos a velocidad 5.
Bajamos lo que esté por las paredes del vaso, añadimos el aceite, la manteca, el azúcar y programamos 20 minutos, temperatura varoma, velocidad 1.
Añadimos la carne picada, los orejones troceados, el interior de la berenjena troceado, los piñones, la sal y las especias, y programamos 10 minutos, temperatura varoma, velocidad 1.
Lo sacamos del vaso y lo metemos al frigorífico hasta que esté bien frío.


Cuando la masa haya reposado las 2 horas la sacamos del frigorífico, y sin desdoblarla la estiramos con un rodillo hasta que quede muy fina. Cortamos círculos de aproximadamente 12-14 cm de diámetro.




En el centro ponemos un poco de huevo duro, media aceituna y una cucharada del relleno hecho con la carne picada. Humedecemos los bordes con un poco de agua y cerramos la empanadilla haciendo el tan característico repulgo. Seguro que con la práctica consigo que me salga un poco mejor ;)
Las freímos en abundante aceite hirviendo.
Probé a hacer algunas en el horno, pero lo cierto es que estaban más ricas fritas.




Estaban muy muy ricas y nos recordaron mucho a las del bar aunque con nuestro toque mediterráneo ;)
¡Un beso!

jueves, 7 de agosto de 2014

HELADO DE CREMA DE CACAHUETE Y ARÁNDANOS, NO VOY A ENTRAR EN ESE VESTIDO

Sí, yo soy la que tiene una boda en un mes y la que en vez de perder kilos hace lo contrario, coger coger y coger. Sí, yo soy la temeraria que aún sabiendo que debía adelgazar para entrar en el vestido nuevo comprado en Las Vegas (fue un flechazo, amor a primera vista, no me pude resistir!), adquirió una heladera que una vez estrenada no ha dejado de funcionar día sí y día también.








Y sí, yo soy la que no para de probar recetas, cada una más calórica que la anterior. Pero no nos engañemos, ¡también cada vez más ricas!
Así que no hay necesidad de mentirme más, veo pocas posibilidades de entrar en ese vestido. Qué le vamos a hacer, prefiero ir a comprar otro que dejar de hacer helados caseros como éste, jajaja.





La receta está basada en ésta de Alma. Aunque después le he hecho modificaciones, demasiadas diría yo, para aportarle todavía más calorías, como no podía ser de otra manera. Porque lechuga precisamente no iba a añadirle, no no ;)








Ingredientes:
470ml de nata líquida para montar 
200g de crema de cacahuete con cachitos (la hay normal y crujiente con pedacitos de cacahuete, pues la crujiente)
75g de azúcar
1 cucharada de extracto de vainilla
5 cucharadas de mermelada de arándanos (o más si lo veis necesario ;) )


En un cazo ponemos la nata, la crema de cacahuete y el azúcar, y a fuego medio lo calentamos sin parar de remover hasta que rompa a hervir.
En ese momento lo retiramos del fuego, añadimos la vainilla y removemos un poco más.
Lo dejamos un par de horas para que pierda algo de temperatura, y después lo metemos en el frigorífico dentro de un recipiente con tapa. Yo lo tuve unas 15 horas, pero es suficiente con que la mezcla esté muy fría.

Pasado ese tiempo sacamos del congelador la cubeta de la heladera. Depende del fabricante, en la que yo utilizo hay que congelarla durante 24 horas como mínimo.
Ponemos la heladera en marcha y vamos añadiendo poco a poco la mezcla que teníamos en el frigorífico. Esta vez no tardó nada en hacerse helado, unos 15 minutos y ya estaba listo.

Ponemos la mitad del helado en un recipiente apto para congelador. Añadimos la mermelada y extendemos bien ayudándonos con una cuchara.
Encima ponemos el resto del helado que nos quede y lo alisamos con una cuchara.
Lo metemos al congelador un par de horas más. Con ese tiempo ya sería suficiente para poder formar bolas de helado.








Es un vicio, cucharada tras cucharada  y en cuestión de minutos terminaréis con todo el helado que habéis fabricado. Y entonces no os quedará más remedio que preparar más,  y por supuesto... ir a la tienda a compraros otro vestido para la boda, jajaja. ¡Un beso!

lunes, 4 de agosto de 2014

BOLITAS DE QUESO A LAS 3 SALSAS. LA DEGUSTABOX MÁS VERANIEGA

Estamos en pleno verano y con este calor nos apetecen cosas fresquitas y rápidas de preparar. Y si no hay que hornear, ¡mucho mejor! Así que aprovechando algunos de los productos que venían en la Degustabox de julio he preparado estas bolitas de queso ;)






Creo que de todas las que he recibido esta es la Degustabox más veraniega. Su contenido cuadra perfectamente con la época del año en la que estamos, y si no, mirad todo lo que incluía ;)




Como siempre productos de alimentación de marca, muchos de ellos nuevos en el mercado. Este mes sobre todo, porque al menos yo no conocía la mayor parte de las cosas que incluye la Degustabox y me ha encantado abrirla, sacar las cosas una a una e ir sorprendiéndome con el contenido.
Si queréis más información sobre la Degustabox podéis entrar en su página pinchando aquí, en su Facebook, o en su Twitter con el usuario @Degustabox.
Si os animáis a probarla y utilizáis este código PI9L6, la primera caja sólo os costará 9,99 €(gastos de envío incluidos), en lugar de los 14,99€ que suele costar. ¿Os vais a animar? ;)


Y ahora os voy a contar lo que necesitamos para hacer las bolitas de queso a las tres salsas

Ingredientes:
1 cucharada de queso crema por cada bolita
1 cucharada de queso rallado por cada bolita
pimienta negra molida
1 bolsa pequeña de patatas Lay´s Xtra Onduladas Sour Cream & Onion
1 cucharada de salsa Ybarra  Cocktail
1 cucharada de salsa Ybarra  Gaucha
1 cucharada de salsa Ybarra  Ali oli

Mezclamos el queso crema con el queso rallado y la pimienta.
Formamos las bolitas y las reservamos en el frigorífico.

Picamos las patatas fritas hasta que queden hechas pedacitos muy pequeños.
Envolvemos las bolitas de queso en las patatas fritas picadas.

Ponemos una cucharada de salsa Cocktail y encima una bolita de queso. Hacemos lo mismo con el resto de las bolitas utilizando las diferentes salsas, gauhca y ali oli, para poder probarlas todas y combinar sabores ;)




Son ideales para el verano, no necesitan horno, ni vitro, ni microondas... así que no nos va a dar ninguna pereza prepararlas y mucho menos comérnoslas :D
Un beso y a seguir disfrutando del verano!!!

jueves, 31 de julio de 2014

HELADO DE CHOCOLATE Y OREO, NUNCA MÁS LO VOLVERÉ A COMPRAR HECHO

¡Mi primer helado casero! Y está tan rico, tan cremoso, tan lleno de sabor y tan todo, que me pongo en plan Scarlett O´Hara y afirmo "A Dios pongo por testigo que nunca volveré a comprar helado hecho" ;)
Es que ha quedado tan buenísimo, tan chocolateado, tan lleno de pedacitos de Oreo por todas partes... En resumen, tan ideal, que creo que ningún helado que pueda comprar va a poder igualar a éste tan rico 






Hacía un par de años que tenía ganas de comprar una heladera, pero por unas cosas o por otras no me decidía. Y este año cuando sacaron la oferta de Lidl me hice un auto-regalo. No era mi cumpleaños, ni mi santo, ni mi aniversario de bodas, ni tenía ninguna excusa apañada para comprármela. Pero no iba a dejar pasar otro verano sin hacer helados caseros, así que me la autorregalé porque sí, porque yo lo valgo y porque una chica (y los chicos también, faltaría más!) debe darse caprichos de vez en cuando y sin venir a cuento :D






No os penséis, que hasta que la estrené pasó un mes! Primero la coloqué en el salón. Luego, y harta de verla sobre una silla, me la llevé al cuarto del ordenador. 
Mientras, sin prisa pero sin pausa, fui cotilleando blogs hasta dar con la receta de helado perfecta, ésa que ves y que no puedes resistirte a preparar en cuanto llegas a casa. 
La "culpable" de que por fin mi heladera abandonara su caja para ser estrenada fue Davinia del blog Cupcakelosophy. Ella sacó esta maravillosa receta del libro The perfect scoop, de David Leibovitz, libro que ya tengo encargado porque me veo en la obligación de probar todo lo que incluya ;)
La he modificado un poquito y le he añadido galletas Oreo.
Si no conocéis el blog de Davinia no dudéis en hacer una visita, las recetas son de lo más apetecibles y las fotos hacen que todavía te den más ganas de probar cada una de las cosas que publica.




Vamos con la receta, que estoy segura que también vais a caer en la tentación ;)

Necesitamos:
560ml de nata para montar
50g de cacao en polvo
200g de azúcar
1 pellizco de sal
170g de chocolate negro partido en pedacitos
250ml de leche entera
1 cucharadita de esencia de vainilla
10 galletas Oreo para el helado trituradas
4 galletas Oreo para decorar

Al menos 24 horas antes de hacer el helado, congelar el recipiente de la heladera. En la que yo utilizo aconsejan hacerlo dentro de una bolsa especial para congelados.

En un cazo ponemos la nata con el azúcar, el cacao en polvo y la sal, mezclamos con una cuchara de madera y calentamos hasta que rompa a hervir.
En ese momento lo retiramos del fuego, añadimos el chocolate negro troceado y removemos hasta que esté totalmente deshecho en la mezcla.
Añadimos la leche y la vainilla y removemos un poco más con la cuchara hasta que esté integrado.

Ponemos la mezcla en un recipiente con tapa y metemos en el frigorífico durante al menos 12 horas. 

Pasado ese tiempo se pone la heladera en marcha y se vierte dentro. Según el fabricante tendrá que estar más o menos tiempo. En la de Lidl aconsejan tenerlo 45 minutos. 
Yo lo tuve 30 minutos. Pasado este tiempo añadí 10 galletas Oreo trituradas, y lo dejé 15 minutos más.

Tal cual queda se puede comer perfectamente, aunque no tiene suficiente consistencia como para hacer bolas de helado. Si lo queréis así estupendo, y si lo queréis más consistente, lo metéis en el congelador unas 4-5 horas más.
Para decorarlo, antes de meterlo al congelador de nuevo porque a mí sí que me hacía ilusión conseguir hacer bolas de helado, coloqué 4 galletas más troceadas por la parte de arriba.






Está buenísimo. Por mucho que yo os lo cuente no voy a ser capaz de describiros lo rico que queda, así que solo me queda aconsejaros que si tenéis la oportunidad probéis a hacerlo en casa. El resultado será un helado tan delicioso que os dejará sin ganas de comprarlo hecho ;)
Un beso!

 

Blog Template by YummyLolly.com